Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 mayo 2007


Éste sábado, recibí un mensaje de mi prima, quien sin más datos, decía: QUIERO HABLAR CON VOS, NO TE PREOCUPES.

Yo siempre me preocupo. Tengo historial de desgracias sobre desgracias, sobre desgracias, muertes y atrocidades combinadas: no puede culpárseme por andar paranoico. A los tres minutos yo ya estaba imaginándola a mi prima, pobrecita, perdiendo sangre por las heridas en sus piernas, destrozadas éstas debido a las balas perforantes del fuego antiaéreo, tratando de llegar a la orilla tras haberse estrellado su F-16 en aguas internacionales. Mi imaginación no se vio alterada por el hecho de que ella trabaje vendiendo electrodomésticos, porque, ya saben, yo imagino muy fuerte. Tras hablar por teléfono con mis tíos me enteré de que tan grave no sería la cosa. Ellos estaban comiendo una picadita y mirando tele y me invitaron a cenar un locro tradicional a fin de sentirnos un poco más patriotas, pero así y todo lloré por el pobre copiloto y su joven esposa, viuda y embarazada.

Entonces, a la noche pasé a visitarlos. Y fue entonces que de labios de mi prima oí algo que me sorprendió muy gratamente, desorientándome en un principio:

-Quiero que seas el padrino de mi hijo.

Ahora bien, confieso que en un momento creí que estaba nuevamente embarazada. Gracias a ese “no se qué” que tiene este sitio (que ustedes adoran) y a mi falta de sensatez, nunca se sabe bien si estoy hablando en serio o en broma. Y únicamente gracias a eso, todo lo que dije (y que no reproduciré aquí) no fue el comienzo de una lluvia de insultos y la entrega de un diploma al “desubicado total”. Me limitaré a decir que mantuve la mitad de la conversación mirando en dirección a su vientre. Pero resultó que en realidad ella estaba refiriéndose a Mateo, de cinco años, quien se hallaba en casa de sus abuelos paternos. Yo daba al niño ya por bautizado, sinceramente. Lo felicito por haber logrado vivir más de 60 meses sin que Dios lo tuviese agarrado del esófago, eso es seguro. Yo aguanté menos de un año y fui vestido como en un bautismo de 1920, con camisa, moño y un conjunto de terciopelo color bordó. Ya saben: chalequito, pantaloncitos cortos, piernitas desnudas con zapatos y medias altas (no es broma) Supongo que mi madre no pudo conseguir a tiempo un letrero de “somos todos especiales pero mi hijo es más especial”.

Pero volviendo a lo de la oferta: acepté de inmediato, halagado y contento de poder practicar y estropear a alguien que no sea un hijo mío, haciéndole regalos buenos pero no tan buenos, y cosas así. Como una súper-mascota a la que podrías llevar a conocer realmente sus límites de tolerancia al dolor sin sentirte tan mal. De repente, llegaron las empanadas y yo fui al baño, a lavarme las manos. Me miré en el espejo, y entonces, caí. Caí como la tanga de una quinceañera japonesa en el piso de la habitación del hijo de Alfredo Casero.

Yo iba a ser el padrino. Voy a serlo. The Godfather.

Yo, dentro de un mesImagínense las posibilidades. Lo primero que voy a hacer es comprar unos pantalones blancos. Esta semana comienzo a tramitar para conseguir la cartilla de municiones, porque si bien el día de mañana otros cometerán mis homicidios por mí, bien me vale tener todo en regla y poder matar legalmente. Lo de usar un sombrero y andar chupando naranjas en camiseta va a parecer muestra de una horripilante falta de modales durante las primeras semanas, pero en el trabajo se van a acostumbrar. Digo, no va a quedarles otra alternativa.

Imagino que la gran mayoría de ustedes no prestó atención a la última parte del artículo debido a que:

1- Fantasear con ser un padrino como el de la película es común y corriente.
2- Resulta mucho mas satisfactorio imaginarme con el conjuntito de terciopelo bordó. ¿Mencioné que los zapatitos eran de charol negro y las medias y camisa eran blancas e inmaculadas?

Debería darles vergüenza.

Read Full Post »


En más de una ocasión dije que me considero un desperdicio debido a que me creo capaz de convertirme en un asesino serial de los buenos. Además, invierto buena parte del día en la tarea de imaginar o planear atentados terroristas y formas de matar y torturar personas (tanto inocentes como culpables, porque tampoco soy un enfermito). No sé porqué, son cosas que pasan. Imagino que a ustedes les ocurre lo mismo. O no. Deberían probar, es bastante divertido, no daña a nadie y libera stress, porque como todos sabemos, el homicidio es el psicólogo de los hombres de verdad.

Pero el otro día descubrí que por un motivo muy simple, me las vería negras en caso de tener que cometer un “asesinato de emergencia”. Paso a explicar:

Sucedió que estaba yo tratando de hacerme de lo necesario para cambiar una canilla del jardín, siguiendo con las reparaciones del hogar. Bueno, no es que lo haya descubierto recién entonces, pero es que mientras no hace falta cambiar canillas del jardín, no pienso en ello. En realidad, me enteré de que teníamos esa canilla porque mi madre me lo dijo, yo siempre creí que era un simple hueco en la pared a través del cual brotaba agua de un modo -medio como que- vudú, debido a un caño mal puesto y cuya existencia yo fingía desconocer. O algo así. No sé porqué se me dio por revisar eso. Y me di cuenta de que el estado de las herramientas es lamentable. Tengo varios serruchos oxidados y desafilados al punto de que ni siquiera podrían cortarle un brazo a Kate Moss. Y sí, llegué a creer que con un serrucho podría ocuparme más radicalmente del asunto ese de la canilla, porque, total, iba a poner otra. Soy nuevo en estas cosas.

Cabe destacar también que si por alguna razón inimaginable me vi obligado a usar alguna vez una herramienta que no fuese un destornillador, fue inevitable que la guardase sin haberla limpiado antes. Y bien sabemos que cualquier detective que entrase a mi casa y en el galpón encontrase una pala llena de barro y un pico lleno de sangre y con un intestino enredado, sospecharía, a menos que mi apellido fuese Carrascosa. Además, en caso de tener que deshacerme de un cuerpo, no tendría como. Porque para llevarlo entero y enrollado en una alfombra, requeriría de –precisamente- una alfombra y un automóvil. Carezco de tales elementos, y no da para llamar a un amigo, pariente o vecino con auto, porque:

1) No tengo tanta confianza con ellos.
2) Me parece poco honorable el hecho de hacer parte de mis errores a un tercero.
3) En una de esas la discusión la tuve con ellos y los cuerpos en cuestión son precisamente los suyos, y yo no sé manejar como para robarles el auto.

Entonces, necesitaría descuartizar el cuerpo. Mis conocimientos gastronómicos y mi dominio del filoso me permitirían faenarlos y depostarlos con aceptables resultados, pero eso me llevaría tiempo. Y si quisiese alquilar una motosierra a fin de apurar el asunto, la cosa no terminaría bien. Me conozco, todo se reduciría a un resbalón o picazón en la nariz y una salida de emergencia a la guardia del hospital, escuchando gritar en el camino la palabra “hemorragia” demasiadas veces. Demasiadas.




*Alquilar una motosierra cuesta alrededor de u$s 30 por día, pero antes de que te la den tenés que abonar el precio total del artilugio (unos trescientos dólares), como garantía por si se te rompe, lo que me hace sospechar que alquilar motosierras adquiridas en el remate de una partida defectuosa debe ser un negocio más lucrativo que vender remeras de “Jóvenes Pordioseros” en un fumadero de opio.

Read Full Post »


No, el título miente, no es para tanto. Pero me parece que ya tengo edad para emitir un juicio aunque más no sea personal y absolutamente subjetivo sobre los candidatos. No creo que los nombrados sean los peores, los más representativos o los más actuales, pero por alguna razón son, vuelvo a decir, los que por estos días llevo atravesados ya sea en el marulo (léase cabeza) o en el gañote (léase garganta). Digo, para que vayan sabiendo lo que puedo llegar a responderle a cualquiera de ustedes, en caso de mamarme y minutos antes de sacar el revólver de mi abuelo en una reunión blogger de esas a las que nunca asisto porque desde que trabajo si no me fui a dormir a las diez de la noche al otro día no sirvo ni para molestar.

Y es que se acercan las elecciones. Todo lo que se de política lo aprendí mirando televisión y eso me hace estar tan capacitado como cualquiera, tanto para opinar como para proponerme para jefe de alguna cosa, pero en realidad lo que me interesa es poder estropear un poco más las cosas, colgándome de el pezón de este planeta, chupando, chupando, succionando la leche de la cordura a fin de cualquier intento de esperanza en mi patria querida se extinga. Me gusta tener metas.

Súmenle a eso que Educación Cívica me pareció siempre la materia más fácil de todas durante mis años de educación, y verán que estoy muy por encima de la media, dispuesto a ilustrar a través de Damos Pen@. Lo mejor de todo es que yo no tengo posibilidades de votar en Capital Federal porque soy de San Fernando, tierra querida de Dios, cuna de la cumbia villera y hogar de los florecientes distribuidores de droga en la zona norte del Gran Buenos Aires, pero –créanme- paso grandes cantidades de tiempo viéndolos saludarme en los afiches rumbo al laburo y eso ya me hace estar mejor preparado para votar que muchos otros ciudadanos capitalinos. No sé si alguno de los que voy a nombrar incluso no está candidateándose a la presidencia de la república u otra cosa.

Soy casi perfecto. Bueno, aquí están los que valen la pena. O algo así:

Cara de Purina Dog Chow Daniel Filmus: Se ha escrito tanto acerca de la cara con la que salió en sus afiches, que ya no es gracioso. Menos gracioso resulta todavía que fue puesto a competir casi sin darse cuenta ni pretenderlo, como un chico de nueve años al que la madre (una señora mandona, intolerante y santacruceña) anota en la colonia de vacaciones contra su voluntad. Es en todo caso, un desperdicio como pocos. ¿Cómo puede alguien tener tanto nombre de malo de película de James Bond, y parecer tan inofensivo? Mr. Filmus… Mr. Filmus… Yo conocí el nombre antes que la imagen, y medio como que me emocioné, porque lo imaginaba alto, pelado, de ojos rojos debido a una extraña infección incurable, vestido de negro… en resumidas cuentas: no como el osito Bimbo que es. En la escuela primaria deben haberlo tenido de pelotita. Y con justa razón.

Algunos le critican la falta de gestiones exitosas en su haber, pero la verdad es que no conozco gestiones exitosas en el haber de ninguno. Salvo Moyano, no, sí, obvio. No lo ví perder una, todavía, y eso que no se postuló nunca. Moyano es como Federer, sólo que negro de mierda, mafioso y chorro.

Patricia Walsh. Leí algunos cuentos del padre y me sorprendí gratamente. Escribía bastante bien. La mina esta anda en yunta con Héctor Bidonde, cosa curiosa si las hay. El problema de la izquierda y sus derivados con ganas socialistas de democracia será siempre esa cosa de que sus candidatos quieren igualdad para el pueblo sin dejar de querer ser todos jefes, supongo. Porque ser el pueblo es un bajón en toda forma de gobierno. Por lo general hay como siete candidatos y partidos que dicen ser la verdadera izquierda, incapaces de juntarse, debilitándose en rencillas internas cual si fuesen indígenas, poniéndose una media de cada color y cagándose a patadas entre ellos, elogiando las virtudes de un régimen que tiene a tanta gente pasando necesidades como la democracia más corrupta. No va a ganar, la izquierda, pero eso no les molesta tanto a esta altura del partido, creo. También creo que la izquierda es el mejor partido político al que se puede pertenecer en lo que se refiere a levantarse minas, pero ese es otro tema. Creo.

Guillermo Cherashny: Votarlo es votar por el terrible y demoníaco resultado de una noche de amor entre Federico Klem y Richard Kleiderman.

Presidente del club de fans de Callejeros Jorge Telerman. Me cae bárbaro. Pero bárbaro, bárbaro. El tipo fue y armó un telecentro para niños muertos de hambre. Me imagino que habrá puesto al sitio web del MALBA como página de inicio. Es un pelado simpaticón y afrancesado, que la verdad, no se entiende como llegó a estar en un puesto político. ¿Notaron las afectaciones al hablar? Suena como imagino que debe sonar el embajador de Bélgica ¿De donde salió? Me encantaría ponerlo en un reality show, junto a Luis Barrionuevo. Lo barrunto quejándose del olor propio de la transpiración alcohólica de Luisito, llorando, todo perfumadito. Es el tipo de hombre que usa pijama y bata para salir del baño. Yo lo voto, para lo que haga falta (salvo ministro de guerra), lo voto, pese a que lo vi en la Feria del Libro y –créanme- está hecho pelota. Muy probablemente sea el candidato que más atención le ha prestado a los consejos de esos amigos imaginarios que todos tenemos: los antropólogos. Y también el candidato que mejor parado saldría en caso de darse un debate (creo que esta noche darán uno por televisión) debido a que sus contrincantes directos tienen etiquetas bastante más desagradables que la suya, y no tan bien escondidas sus causas por asociación ilícita. Vean:

Mauricio Macri: “Un tipo que va a gobernar para los ricos”
Daniel Filmus: “Un títere vocero de su señor feudal”
Jorge Telerman: “Un pelado mimoso”

Dale campeoooooooón, dale campeoooón Mauricio Macri. Se supone que es menemista, qué se yo. Dentro de diez años van a ser todos “kirchneristas” y así sucesivamente: las alianzas y colaboraciones van y vienen, diría Borocotó. Suena adineradísimo eso de “estaría bueno…”, frase utilizada en sus afiches de campaña. Igualmente, a veces creo que lo votaría, porque más allá de que haría grandes negocios y nos vendería como ganado humano, en una de esas, saca algún decreto que obliga a Carlos Bianchi a volver a Boca, con un contrato –ponele- eterno. No, en serio: es algo que se me ocurrió recién, no una idea que circula en mi cabeza desde que se fuera Bianchi de Boca, llevándome a despertar envuelto en sudores fríos, llorando y gritando incoherencias en alemán durante la madrugada.

Lo que quiero decir es que si sacara un anuncio que dijese “estaría bueno que volviese a Bianchi a Boca”, yo lo votaría. Ahora bien, resulta evidente que –insisto- votarlo a Macri es votar por la gran bestia empresarial. Si Mauricio Macri entra en las gestiones políticas, se las va arreglar para quedarse manejando negociados y contratos o subcontratos de por vida. ¿Vieron la OCP de la saga Robocop? Va a ser una cosa así, pero sin Robocop: el estado en manos de una corporación. Y digo “va” porque sus posibilidades de victoria son muy grandes, principalmente porque en Capital Federal hay bastante más plata que en provincia, amén de mucha, mucha gente (no necesariamente adinerada) que está podrida de que haya tanto negro de mierda suelto en la calle y quiere mandar topadoras a descuajeringar villas. Suena duro, pero la verdad es esa. Hay mucha gente podrida, y hay mucho negro de mierda suelto.

O pueden votar en blanco. Yo no le veo mucho la gracia, porque ya que uno se tiene que tomar el trabajo de ir a poner el sobre, más vale meterle algo adentro haciendo la menor cantidad de daño posible o bien pensando en intereses puramente personales. Yo sugiero esto último, porque en una de esas sos sobrino de Telerman y éste te dice: “si el tío gana, te compra una guitarra Gibson LP Custom ´56 y te paga una semana de orgías con la chica de la tele que vos quieras”.

Y asunto arreglado.

Read Full Post »


Me encanta poner nombres serios a los artículos. Este tipo de cosas hacen que luego el blog se llene de desorientados, y ustedes saben que eso es divertido en sumo grado. Bueno, lo es para mí, porque de cuando en cuando algunos anónimos se cuelgan y dejan comentarios de ésta índole. Por favor, no pasen de largo el hipervínculo o se van a perder de mucho.

Ahora bien, volviendo al artículo de hoy… la cosa es así: ayudándome en los pensamientos de otros tipos, probablemente más iluminados que quien escribe estas líneas, conseguí llegar a la siguiente conclusión: los extraterrestres existen. Pero nos visitan sólo los extraterrestres papanatas.

Véanlo del siguiente modo: según lo que se sabe, recorren miles de años luz a fin de visitarnos, y cuando lo hacen se contentan con agarrar a dos o tres borrachos o pobres diablos a quienes les introducen cosas en el ano. Se darán cuenta que es el tipo de extraterrestre que cuando llega a casa prende la tele y pone el DVD de Jackass para matarse de risa con sus amigos, diciendo cosas como “estos chabones son grossos en serio” o “este es mi ídolo”. Y se tira un pedo.

Poniéndolo de otra manera: son escasas las probabilidades de que verdaderos científicos, inventores de los viajes espaciales o investigadores extraterrestres sean los “visitantes” que nos tocan en suerte, considerando las escasas probabilidades de cruzarse con científicos, investigadores o personas capaces de haber desarrollado parte de cualquier método relacionado a los vehículos motorizados cuando uno sale a la calle. La mayoría son remiseros, taxistas, borrachos y/o auténticos cretinos. La pregunta del día es: ¿Cómo piensa usted que son los extraterrestres? ¿Qué piensa de los mismos?

Son dos preguntas, entonces, sí.


*Siendo lunes 28 de mayo de 2007 me encuentro regresando a la vida después de cuatro días de agonía en casa debido a problemas de salud. Les prometo escribir unos cuarenta artículos al respecto en cuanto me sienta mejor.
*Que haya puesto 28 en vez de 21 y publicado sin dudar les dará una idea de como estoy.

Read Full Post »


Ayer me enteré de que una nenita de cuatro años fue secuestrada en Portugal hace más de una semana. Según pude leer, la familia completa descansaba en un resort ubicado al sur de Portugal cuando esto pasó. La pareja cenaba en otra parte del complejo (un restaurant a una cuadra) cuando alguien o alguienes (me gusta como suena) se llevó a la nenita, dejando a sus hermanitos, dos gemelos de dos años. Lo que de buenas a primeras quiere decir que si se espera que la niña regrese a salvo valiéndose de su suerte, se tendrá más bien poco. Los especialistas indican que a esta altura del partido, recuperar a la niñita sana y salva sería un milagro dentro de otro milagro más grande, lo que traducido al lenguaje coloquial viene a ser como “más difícil que cagar tu propio fémur”.

Con eso en mente, las fuerzas de seguridad y rescate y no se que otra pistola portuguesa salieron a buscar a la niña. Toda Europa está conmocionadísima y viendo como hacer para que la niña aparezca, si bien las primeras hipótesis hablan de una red de pedófilos europeos muy bien organizados a quienes no les parecen interesar las carretillas de dinero que se están ofreciendo a cambio de datos concretos. Admirablemente organizados, si se me permite la opinión, considerando que a la iglesia católica alcanzar ese grado de madurez pederasta que hoy ostenta le llevó siglos y siglos, y así y todo siguen siendo reconocidos negativamente por la gente en la calle debido a ello, transformados en objeto de burla en situaciones como este párrafo.

Desaparecida en acciónLo cierto es que la nenita es (dicen) pura ternura, algo así como la prima mogólica de Dakota Fanning, lo que da más ganas de que vuelva con vida que si no fuera así. No se hagan los ofendidos: si la nenita no hubiese sido una inglesita rubia, de ojos celestes e hija de dos profesionales, menor habría sido la atención de los medios y Beckham no habría suspendido una sesión de acicalamiento para hacer un video abogando por la aparición con vida. Eso es tan evidente como lo que sucedería si se me diesen al mismo tiempo un rifle de francotirador, una posición elevada, munición y un montón de pibes chorros corriendo a través de un campo nevado.

La única pista (si es que a eso se le puede llamar pista) es que hay un tipo del cual sospechan, porque vive cerca. Yo vi una foto y -la verdad- mucha pinta de profesor de música no tiene, por lo que estoy en condiciones de asegurar que no puede ser del todo culpable. Lo malo es que la criaturita sigue sin aparecer. Lo bueno es que con todo el despelote que están haciendo, en una de esas (y tras tanto revolver) lo encuentran a Julio López.

Nadie puede acusarme de no estar viendo el vaso medio lleno…

Read Full Post »


Se dio hace unos días que terminase leyendo algunos artículos referidos a las protestas de los ecologistas, más precisamente, el econudismo. O manifestación consistente en sacarse la ropa. Ahora bien, algo que resulta evidente es que la gente que practica el econudismo está:

Opción A) Muy conforme con su cuerpo y buscando una excusa para mostrarlo
Opción B) Caliente
Opción C) Fea, loca y caliente
Opción D) Entorpeciendo la labor de mucha gente decente y trabajadora que de vez en cuando se da a buscar fotos de actrices porno desnudas en Internet.

Dejá de comer carne o te la chupo, papitoBueno, los econudistas también están horriblemente equivocados, cualquiera sea la opción (de las anteriores) que se les aplique. Porque el sentido de la protesta es que la actividad denostada se convierta en algo rechazable y fuera de moda. Algo menos popular. Las cosas contra las que se viene protestando, sin embargo, siguen siendo las mismas desde que tengo memoria. Por ejemplo: todos los siete de Julio en Pamplona se festeja San Fermín. Primero, un montón de retrasados juega a correr delante de un montón de toros. Luego ese montón de toros es apuñalado repetidas veces en un estadio por unos hombres denominados “matadores” quienes no aprecian la labor de esos toros, que de vez en cuando pisan a algún retrasado y lo rescatan de su propia miseria.

Insisto: tengan presente que estamos hablando de espectadores que pagaron su buen dinero a fin de poder ver sangre: a un tipo matando a un toro. O viceversa. Y si algo es obvio en este mundo, ese algo es esto: la mayor parte de esos espectadores aprovechará cuanta oportunidad tenga para mirar un par de pechos, lo haya planeado o no.

¿Es la mejor forma de desalentarlos el ofrecerles el mejor par de gomas disponible, acompañado de un rostro que pasa el 70% de su tiempo con el interruptor en “modo orgásmico-lascivo”? Porque resulta que muchas modelos (algunas de Playboy) y actrices de cine para adultos están volviéndose econudistas… Digo, esta nueva moda me da motivos para ir a ver una corrida de toros o comprar un tapado de oso panda, si bien ya estoy haciendo más que suficiente para extinguir a las vacas con mi alimentación solamente. Sabido es que en Argentina nada puede evitar que la gente siga comiendo carne (ni siquiera los precios exorbitantes de hoy en día) debido a una cuestión puramente cultural, pero…

Imagínense que para protestar en contra del lanzamiento de un nuevo videojuego adictivo, de esos que alejan a la juventud del deporte y las bibliotecas (supongamos un Final Fantasy 25), Jennifer Connelly se presentase a hacer un desnudo, saltando con el cabello dividido en dos trenzas, regalando espadas, revólveres, gaseosas y sánguches de bondiola frente a la tienda en la que me encuentro haciendo cola a fin de ser uno de los primeros.

Sería como seleccionar y combinar los mejores elementos de todos mis universos conocidos. Me imagino volviendo a casa más entusiasmado que un Néstor Kirchner de nueve años después de haber jugado su primera partida de “Estanciero”.

Read Full Post »


Me he dado cuenta de que algunas supuestas muestras de buena educación (de las tantas, todas ellas amaneradas) que suelo ejecutar, existen únicamente para mi propio bienestar.

Porque cuando pido permiso en la calle, en realidad lo hago en un susurro muy bajo, casi imperceptible debajo de los rugidos de los automóviles. Algunos creerán que lo que estoy haciendo me otorga una cucharada de paz interior similar a la que cualquier fulano obtiene preguntando “¿es de alguien esta billetera?” una sola vez, a dos personas, en voz baja, antes de quedársela y nunca más hablar al respecto. Una especie de “habilitación municipal” a llevarlo puesto si no se corre.

Pero es que tampoco me llevo puesto a nadie, a menos que se trate de un experimento previamente organizado bajo estricta supervisión divina. Por lo general, espero a que se corra o me corro yo, agregando vueltas y firuletes innecesarios.

Me desilusiona caer en la cuenta de que no soy tan educado como creo ser. Ya bastante duro era no ser tan confiable como creía ser, ni tan inteligente como creía ser, ni tan culto como creía ser, ni tan decente como creía ser, ni tan espiritual como creía ser, ni tan fuerte como creía ser, ni tan feliz como creía ser, ni tan bueno como creía ser ni tan viril como creía ser… Y así, más o menos hasta las siete de la tarde de mañana, convertido como estoy, en una prostituta del karma. Porque soy mucho más miope de lo que creía ser.

¿Qué cosas hacen ustedes diciendo que son pa´l prójimo, cuando en realidad le sacan para sí casi todo el partido? Por ejemplo, no sé… organizar un paro de cuatro meses para mejorar la educación de los niños, y esas cosas. Estoy pidiéndoles buscar lo peor de ustedes, buceando en lo más profundo de sus negras almas, para luego poder juzgarlos uno a uno, escudado en mi casi anonimato e irreverencia.

Y si eso no es un buen plan de fin de semana, entonces no sé.

Read Full Post »

Older Posts »