Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 diciembre 2006

Casi Año Viejo

Yo por Dentro – Cine, tele y así

Bueno, este será probablemente el último post del año. Y se dió que fuese de un sábado. Fiel a las estructuras, mi obligación es brindarles algo de música a quienes se hayan privado de dormir todo el fin de semana, de principio a fin, como a mí me habría gustado. Ofreceré variedad.

Esta es una canción que conocí a través de una película hace no mucho tiempo. Podríamos jugar, a ver si aciertan la película. Hay una respuesta fácil errónea, y una correcta. Pero yo tengo demasiado sueño como para jugar.


No es la versión que prefiero, pero es que la que YouTube tiene en stock. Me tocó laburar el 25 de Dciembre y me tocará el 1 de enero, y me tocó hoy, y así… entonces, que nadie duerma. ¡Que nadie duerma! Una de las canciones más hermosas que existen. Absoluta candidata a la eternidad.


Y esta es una picardía que comienza ser canción después de algunos minutos. Para despedir el año llorando a los gritos, aunque te haya salido todo bien. Un poco torpe, alegre… y muy cariñoso… ¡Canten, carajo! ¡Mi-co-razón encanta-do-bri-lla…!

Y feliz año.
Anuncios

Read Full Post »

Usando la cabeza

Yo por Dentro – Guías, listas, manuales, etc. – Cine, tele y así
Vuelvo a hablar de cine pochoclero, un poco por arriba pero con cierto ojo clínico. La gracia de la gran mayoría de las películas de terror es que uno se imagina lo que haría en tal o cual situación, a fin de zafar y llegar vivito y coleando a los créditos. En lo que a mi respecta, creo que muchas situaciones podrían haberse resuelto de diferente manera. Incluso creo que el problema es que cuando el malo te persigue, se te hace particularmente difícil pensar. “En frío”, otra sería la historia. Hete aquí lo que yo creo que podría haberse hecho en algún momento.

Chuky, el muñeco maldito. Siempre me pareció el más fácil de derrotar, probablemente porque si un niño viniese y me dijese que su muñeco es diabólico, le creería. Soy muy crédulo: el otro día me llamaron en broma haciéndose pasar como empleados de AySA (antiguamente Aguas Argentinas) y me hicieron abrir la canilla para ver si salía agua, pero eso no viene al caso. Lo que importa es que a Chuky bien podría derrotársele metiéndolo en una mochila gruesa y enterrándolo, o atravesándolo con una lanza, o cagándolo a patadas contra una pared en un cuarto cerrado y completamente vacío. En cualquier caso, lo que importa es no permitirle armarse con un cuchillo o parecido. Envolverlo en cinta aisladora, meterlo en un baúl y dejarlo ahí también debería funcionar. Lo más importante, obviamente, sería fingir que no le vas a hacer nada y que descrees del niño asustado. Que piense que no sospechás de él.

El T-1000, enviado a asesinar a John Connor. Este es mucho más jodido. Si te agarra en cualquier lugar en el que no haya suficiente nitrógeno líquido como para congelarlo, chau. Listo el pollo, pelada la gallina. Ahora bien, como dijo alguien en un comentario de un post anterior, en caso de dejarlo congelado uno dispone de mucho tiempo para mandarse a mudar. Sin embargo, esta es la alternativa que creo más conveniente a la hora de derrotarlo.1) Congelarlo con nitrógeno líquido. 2) De un balazo o golpe fuerte, romperlo en pedazos. 3) Guardar los pedacitos en envases cerrados herméticamente (se me vienen a la cabeza los frascos de vidrio en los que venía la mayonesa Fanacoa cuando todavía tenía gusto a mayonesa) y mantenerlos siempre alejados, o enterrados en cemento. No me van a decir que no funcionaría.

Algo en lo que -aparentemente- a nadie se le ocurrió pensar, fue en la posibilidad de aprovechar el hecho de que los exterminadores de la saga no conocían el aspecto de sus víctimas a la hora de llegar. Ustedes saben: tenían el nombre solamente. Ni imagen, ni ADN, ni grupo sanguíneo. Bastante desprolijo el futuro, ya que técnicamente, con cambiar la identidad de los buscados antes de que pudiese echarse mano de una fotografía, podría cuando menos, ganarse mucho tiempo. Digo, es una impresión. Bastaría con esconderse hasta que se terminase de llevar a cabo el papeleo. Lo que en Argentina llevaría un par de años.

Y si dan otras sugerencias o plantean otros casos, lo conversamos en los comentarios.

Read Full Post »

Yo por Dentro – Vida Diaria

El 2006 será recordado por muchas razones. Uno, a fin de aprender y evolucionar, debería hacer siempre un recuento sin sumar todo lo bueno por un lado y todo lo malo por otro para luego intentar sacar un saldo. Probablemente piense yo así debido a que en mi caso particular, habiendo sufrido la muerte de mi hermana menor en un accidente, no recibiría sino un resultado negativo al punto de la desesperación, los puñetazos impotentes contra la pared, los chicles de cianuro y los cinturones de explosivos.

Pienso que éste podría haber sido un buen año, pese a que el kilo de lechón en mi carnicería de cabecera cerró a diez pesos, cuando a esta altura del pasado andaba en siete, a lo sumo. Aprendí a comer pan dulce con fruta abrillantada. No, no me gusta un carajo la fruta abrillantada, pero aprendí a comerlo. Puede culparse de ello a mi novia, quien disfruta de tal manjar y me obliga (no de palabra, sino a través del juego psicológico que me hace sentirme menos hombre) a ingerirlo a lo macho, sin espulgarlo cual gato callejero.

Hablando de mi novia: este año me comprometí ella. Aaaahhhh… que ternura. La amo, y así quiero despertarme junto a ella todos los días. Voy a casarme. Y todo hombre sabe lo que eso quiere decir: nuestros ideales de peleas con dragones, banquetes, orgías, pornografía despreocupada, espadas, paredes húmedas, Playstation siempre listo para entrar en acción y ese estado de paz con el Universo pasan a ser reemplazados por una sucesión de decisiones en conjunto, colores pastel, muchos tonos de rosa y durazno tanto en paredes como en cortinas y sábanas, mesitas de luz y la sensación inequívoca de que la vida se predispone a hacernos sentir como una nena de ocho años o una vieja de setenta hasta el día de nuestra muerte, que nos encontrará envueltos en nuestros propios orines. En el mejor de los casos, uno puede aspirar a verse y sentirse como César Masetti, aunque sin el dinero. En todas las “blanquerías” dicen que el “natural” es un color de acolchado que queda muy hermoso cuando los muebles son oscuros. Oh, rayos, no puedo esperar.

También fue un año en el que trabajé más de lo que estudié. Lo que se entiende, ya que no estudié nada “oficialmente” y puse cualquier posibilidad de carrera en “stand by”, por motivos a esclarecer. Pero ya estoy anotado para retomar este 2007, y eso es mucho decir. Y fue el año fuerte de Damos Pen@… que al salir “hipervinculado” un puñado de veces en el pretigioso “¡Yo Contra el Mundo!!” de Esteban Podeti, dejó de ser un recurso entre quien escribe y un puñado de fulanos íntimos, para ser un recurso entre quien escribe y un puñado más grande de fulanos desconocidos, probablemente degenerados y loquitos todos ellos.

Y fuera de mi capullo también pasaron cosas. Se murió Pinochet, el otrora dictador chileno. Aquí, la moda anti-uniformes hizo que se festejase, aún pese a que la muerte del criminal mencionado no representaba absolutamente nada sino un desquite con gusto a poco. Porque para morirse y que sirviera, bien podría haberse atragantado con pochocho mientras miraba televisión al otro día de haber dado el golpe de estado. Jugamos el mundial con cierta dignidad y nos volvimos con cierta dignidad. No tuvimos muchos héroes, creo que el único fue Madonna Quiroz, quien sacó su arma y a los balazos contra la multitud evitó una masacre. O al menos eso dicen los jueces. Insisto, no tuvimos muchos héroes.

Los padres de Cromagnon siguen amenazando con eso de que nos van a quemar vivos a todos, y la gente de Botnia todavía se resiste a poner la papota para la pantagruélica coima que sabrá hermanarnos con los uruguayos. Ni el paco ni los secuestros/homicidios decayeron y cualquiera sigue metiéndote dos o tres balazos y destruyendo a tu familia si tiene ganas, pero como se adelantó el aguinaldo y todo el mundo pudo salir a gastarse la vida en celulares y reservas para las vacaciones, casi ni nos dimos cuenta. Desapareció un tal Julio López, el padre Grassi (dicen) se fifó a un montón de chicos y ¡Ah! Resultó que en los barrios privados se daban cosas así como fiestas de sexo, drogas y esas cosas. De no creer, porque si yo fuese una cincuentona adinerada, aburrida y rebosante de tiempo libre gracias al servicio doméstico, haría otra cosa con mis vecinos. Lo que se dice organizar orgías, no. Gago se salvó para toda la cosecha y apunta a convertirse en un Redondo cualquiera.

Y ya está, no pasó nada más.

Read Full Post »

Así habló Chinchulín – Cine, tele y así
No veo la hora de que se esclarezca lo correspondiente al crimen de Nora Dalmasso en Río Cuarto.
En primer lugar, porque no me cabe que los platudos me anden refregando en la cara lo que pasa en esas espectaculares festicholas sexuales a las que no me invitarán nunca; en segundo lugar, porque me opongo a que se le de tanta importancia a lo que ocurre en cualquier barrio privado cordobés cuando acá nomás en Escobar, Tigre o San Fernando, provincia de Buenos Aires, capital de la República Argentina, tenemos degenerados cincuenta veces peores, más “pulentas” y en puestos municipales; y en tercer lugar, porque la mina era poco menos que un arlequín diabólico o guasón del infierno. Algunas de las fotos que salen en la televisión me dan una impresión y un miedo de la puta madre que la parió a ella y al forro que la mató y la hizo famosa.

Read Full Post »

Yo por Dentro – Guías, listas, manuales, etc.

Habiendo hecho con precisión la lista de las mejores muertes posibles, creo que el equilibrio cósmico debe reestablecerse confeccionando la lista de las peores formas de abandonar la existencia física, o como suele decirse en el idioma grosero y vulgar del vivir diario, defecar más bien ígneo. Algunas están gastadas (o fueron robadas), pero siguen siendo válidas.

10-Como Terry Schiavo. El hecho de que las personas que más querés en el mundo se peleen como perros y terminen por dejarte morir de hambre y deshidratación después de haberte mantenido como a un potus durante los últimos diez o doce años porque tu cerebro está hecho baba y tu cuerpo no sirve, es malo “desde el vamos”. Sumale a eso el hecho de que vas a salir por televisión dando lástima en una batalla que tiene como únicos ganadores a los noticieros amarillistas carentes de escrúpulos, los fanáticos religiosos carentes de escrúpulos y los políticos carentes de escrúpulos.

9-Sufrir un accidente masturbatorio mortal mientras mirás una película de pornografía suave al estilo “The Film Zone”y que tu esposa se entere mirando la televisión. Es jodido el asunto. Y gracioso. Se rumorea que el antiguo vocalista de INXS no se suicidó, sino que falleció accidentalmente mientras se masturbaba y aplicaba al mismo tiempo una buena cucharada de asfixia autoerótica. Mucha gente muere así, y merecido se lo tienen, porque a la hora de masturbarse hay que saber que acogotarse en estéreo es peligroso, poco recomendable y nada honorable.

8-Que te despachurre la hélice de un avión cuando estás dándole una paliza a alguien. Caramba, esto si que debe ser fulero. Estás peleando con Harrison Ford (ganando fácil) y de repente al avión gira hacia uno de sus lados. No te das cuenta en un principio, pero llegás a darte vuelta justo para sentir el horror de que te feteen la cara al punto de dejarte la cabeza hecha puré. El asunto es ese: te diste vuelta, porque si no, no era para tanto.

7-Ahogarte mientras te bautizan de adulto en una iglesia evangélica. No sé si habrá pasado, pero me imagino que debe ser tan humillante como triste. Como si no hubiese sido suficiente el hecho de que para llegar a esa instancia tuviste que dejar de hacer todas esas cosas divertidas que hacías antes, y que todos tus amigos ya no quieren juntarse con vos ni te invitan a sus cumpleaños, vas y te quedás seco (irónías aparte) justo antes de comenzar a disfrutar del verdadero placer de amar a Dios. Idiota.

6-Desangrarte durante tu circuncisión de adulto. Es como la anterior, pero judía. Lo que quiere decir que a todo el asunto de la humillación pública se le suma el agravante de que al momento de tu fallecimiento ya llevás un montón de tiempo sin comer sánguches de miga. Y si no querés ser judío y lo hacés meramente por motivos estéticos, entonces tal vez merezcas morir. Hay tres cosas que jamás deben acercarse a un pene: bebés recién nacidos, pirañas y cuchillas.

5-Ser baleado por Emilio Disi o Guillermo Francella. Pasaste años entrenando a fin de convertirte en un verdadero ninja. Aprendiste cosas con las que el resto de los mortales jamás llegarían siquiera a soñar, ¿Para qué? Para que viniese ese par de pelotudos a tropezarse mirándole el culo a una mina, accionando de modo fortuito el gatillo de su fusil, descerrajándote una ráfaga de plomo en pleno torso justo cuando estabas a punto de degollarlos por la espalda. No hay derecho… por más que nadie sepa qué carajo estabas haciendo en un galpón en Lomas de Zamora… no hay derecho.

4-Que te viole un caballo hasta descaderarte y desgarrarte por dentro. Mujer: una empaladura tan épica como hípica debería ser mantenida en secreto y, de ser posible, en el mundo de las fantasías estúpidas que nunca te vas a animar a cumplir, por más pervertida que te pongas con el paso de los años en tu matrimonio. Creo que no hace falta aclarar que si sos hombre esta viaja directamente al primer puesto… No, flaco, no, eso no se hace.

3-Hemorragia cerebral, estrangulamiento de hernia o infarto tratando de hacer caca muy dura. Suena mucho mejor de lo que en realidad debe ser, ya que morirse en el baño con los pantalones abajo es de por sí humillante. Pero lo que hace de esta la casi peor de las muertes es la triste realidad de que muy probablemente (mientras llegabas a semejante instancia) pasaste tus últimos momentos violándote a vos mismo debido a la dureza de tus propias heces. Dilatarse el ano a solas, con dolor y contra voluntad, debe ser en cualquier caso lo más patético que pueda ocurrirle a ser vivo cualquiera.

2-Destrozado durante la suelta de toros en la que decidiste participar previo viaje a España en el cual invertiste todos los ahorros. Y no me estoy concentrando en las heridas que los animales puedan llegar a hacerte mientras te aplastan, o lo profundo que sus cuernos puedan llegar a hurgarte. Lo que hace de esta muerte la segunda peor posible es el hecho de que finalmente terminás despejando cualquier tipo de duda que tus amigos, compañeros de trabajo o colegio, parientes y demás conocidos hubiesen podido tener respecto a si eras o no retrasado mental. Eras. Y tus hijos van a tener que vivir recordándolo gracias a la cruel sinceridad de alguno de sus amiguitos, muy probablemente yo, o un hijo mío.

1-Ser aplastado por un fontanero italiano obeso que te salta encima y te revienta los órganos internos. Mierda, hay que ser un hijo de perra colosalmente sádico para andar por la vida arrojándose feliz y desde lo alto sobre otra criatura viviente. Los intestinos destrozados, las costillas perforándote los pulmones, la cabeza reventada contra el suelo y la consiguiente pérdida de masa encefálica, amén de probablemente un buen rato de agonía, si es que no fuiste desnucado (en el que sería el mejor de los casos) o sumido en la cuadriplejia (quizá el peor de los casos). La clavícula rota, hemorragias de toda índole… Una muerte horrenda, realmente horrenda.

Read Full Post »

Feliz cumpleaños, JC

Yo por Dentro – Cine, tele y así – Vida Diaria – Religión


Mañana es Nochebuena y pasado es Navidad. Y hoy, Chinchulín y yo vinimos juntos a saludar. Los videoclips, vienen a ser los modestos regalitos que les hacemos a todos ustedes, aunque sabido es que los sábados somos siempre los mismos cinco gatos locos los que entramos a este bastión.


El primero es probablemente el video que más me llegó al corazón la primera vez que lo ví. Me hace dudar acerca de mi sexualidad, incluso, ya que de un tiempo a esta parte, para asegurarme de mi masculinidad, no llevo a cabo acción ninguna sin antes preguntarme: “¿Lo habrían hecho Blas Giunta, el Coco Basile y Cacho Castaña?”. Pero no puedo evitar emocionarme y angustiarme notablemente cuando lo veo. Me lo dedico a mí.


El segundo se lo dedico a mi hermanita, que en estas fiestas no va a estar. Y en ninguna más. Entre los horrores que te extraño, Noelia, de a ratos me acuerdo de una de las pocas canciones en las que nos podíamos poner de acuerdo. Y la única que llegamos incluso a cantar juntos. Si hay un Cielo, a Dios le pido que estés allí. Aunque mi lugar sea el Infierno, todo bien, no es problema. Saludos a papá y al boludo de Darío.

Y yo quiero dedicar dos temas también, a todos los lectores. Porque no es Navidad a menos que esta canción suene en algún lado. Y que yo sepa, en la televisión argentina no la dieron esta vez.


Y esta también me suena a Navidad, y a Duro de Matar. Feliz Navidad, Bruce Willis.

A todos los damospenienses, les deseamos desde aquí una muy feliz Navidad. Cuídense.

Read Full Post »

Así habló Chinchulín
Cabe decir o aclarar, para quienes (cocineros amateurs o medianamente herejes) estén considerando la posibilidad de replicar la “salsa” del lomo “rompecorazones” (o “arranca-tangas” diría mas bien alguien honesto) de la publicidad de la mayonesa para estas navidades, que es conveniente primero dejar que se enfríen los jugos de cocción de la carne (y hierbas), antes de agregarlos a la mayonesa. Y que tal “salsa” debe ir fría, por no decir helada, sobre un manjar también a baja temperatura, de ser posible.

De lo contrario pueden llegar a someter a la damisela (o a toda la familia) a un período indigesto (varía entre quince minutos y cuatro meses y medio) de cagadera convulsiva y flatulencias ininterrumpidas que no se curarán sin intervención de un exorcista entusiasta y un poco de sellaroscas.

Read Full Post »

Older Posts »