Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 junio 2006

Vida Diaria

Reconozco que no respeto el tránsito a rajatabla cuando estoy llegando tarde al laburo por culpa de demoras en los medios de transporte, pero cuando puedo (casi siempre), me porto bien. Al fin y al cabo, para eso es que me levanto un toque más temprano y salgo de mi casa con tiempo de sobra: para no tener que andar corriendo. Y ellos me acompañan, evitando bocinazos, gritos, frenadas y accidentes. Son tres, al menos los que reconozco porque también viajan conmigo en el tren, frecuentemente en el mismo vagón.

-La primera, petisita y de abrigo beige, se parece a mi novia. Se toma siempre el 56. Cuando puedo, le doy el asiento, porque sube en San Isidro e imagino que siempre viaja parada debido a ello.
-El segundo, el flaco de traje claro y mochila roja que tiene mi mismo corte de pelo. Agarra derecho por Alem y le pierdo el rastro.
-El tercero, el viejo del traje y la Palm. Siempre viaja sentado, seguro que sube en Tigre.

Cuando nos encontramos allí, hombro con hombro, mirando hacia el horizonte negro y amarillo, esperando por ese hombrecito blanco que camina para convertirse en una suerte de luminoso general romano, me someto ante la obligación de sentirlos mis compañeros de batalla. Mis iguales, mis socios en la decencia del Microcentro, mis correligionarios del alma pavimentada. Hoy quiero rendir homenaje a estas tres personas que se han convertido en mis hermanos silenciosos y que, como yo y tantos otros, circulen vehículos o no, no cruzan la calle con el semáforo peatonal en rojo.

Anuncios

Read Full Post »

Yo por Dentro


Los videojuegos de disparos se suelen dividir en dos categorías: shoot´em up en primera persona y shoot´em up en tercera persona. Primera persona: Doom, Wolfenstein 3D, Quake, Counter Strike. O sea, la perspectiva de juego es la del protagonista, y no se ve el cuerpo del personaje, salvo las manos, el arma, etc.

De a ratos, siento que estoy viviendo en tercera persona. O sea, me veo jugando un juego diferente, me veo desde afuera, veo a un tipo parecido a mí, en un laburo que no es el que yo creo, con mis estudios que no son mis estudios, con una vida que es parecida a la que me gustaría, con algo de ficción en todas las cosas. Con una familia diferente a como la recuerdo, con una vida sentimental medio enrulada y medio resuelta, con mi salud disimulándose entre mis achaques y mi cansancio.

No se… quiero jugar este juego en primera persona, porque las cosas le están pasando al personaje y no a mí. Alguien se está haciendo pasar por mí y está viviendo mi vida a cien mil por hora… sintiendo el que debería ser mi dolor (por suerte), y disfrutando de mi alegría (por desgracia). Yo tan sólo lo veo, y meto fichas cuando hace falta.

Read Full Post »

Madre Naturaleza

Las cucarachas me dan asco, más que nada por ese descarado movimiento que hacen con sus antenas. Nunca pude echarlas de mi hogar, y siempre estamos librando batallas al estilo Sarajevo, donde no hay un ganador definitivo. Ellas se aparecen, yo las piso o las aplasto contra la pared, y luego las envuelvo y tiro al tacho de basura, envueltas en papel absorbente. Solía dejarlas tiradas en el piso, reventadas, como enviando un mensaje mafioso a las otras cucarachas. Al otro día ya no estaban y daba por sentado que mi madre las había recogido durante la noche.

Yo no ví ninguna cucaracha –me dijo ella una vez-. Te habrá parecido que las matabas, pero no.

Una noche, curioso por las desapariciones, reventé una y me quedé espiando envuelto en penumbras, para ver lo que sucedía. Descubrí que si la dejás aplastada y abandonada, otras cucarachas vienen después, y tras descuartizarla, se la llevan al nido. Supongo que para comérserla, porque deben tener mucha proteína.

Una vez hace muchos años intenté exterminarlas rociando mi casa con veneno diluido al punto de la intoxicación, y experimenté el terrible escalofrío que se siente cuando docenas y docenas de cucarachas moribundas salen de cada rincón de tu casa buscando una salvación, revoloteando y cruzando las habitaciones, pegándose contra las paredes… y contra tu cara, tus brazos y tus anteojos. Y sí, esa noche soñé con cucarachas.
Así y todo, desconfío de las personas en cuyas casas no hay alguna cucaracha casi tanto como de los que dicen no gustar de las milanesas con papas fritas. No pueden ser buenas personas.

Read Full Post »

Borrón y cuenta nueva

Religión
¿Nunca oyeron decir: “Mientras lo llevemos en nuestro recuerdo, Fulano va a estar vivo”?

Sé que nadie dura para siempre, pero sé también que existe una cantidad limitada de elementos físicos que componen a un hombre cualquiera. Considerando que no hay dos personas iguales en el Universo, pero que los factores determinantes son finitos, podemos entender que en algún momento, un ser idéntico a mí va a volver a pisar la faz de la Tierra. Una especie de resucitación indirecta/reencarnación directa, un reciclaje. Es una necesidad matemática: en algún momento alguien tiene que salir repetido.

La pregunta es: ¿Cuándo sucederá eso? No lo sé, dentro de millones de años, tal vez, pero mi “yo” va a estar disponible mucho tiempo antes, en un instante preciso: cuando haya dejado de existir por completo, del todo. Cuando no queden fotos ni grabaciones, ni lápida, ni papeles con mi nombre escrito, descendientes, o siquiera gente que me recuerde sin saber mi nombre. Exactamente cuando todo rastro de mi existencia se haya borrado de todas las bases de datos y registros posibles, salvo el de Dios (o parecido). Cuando no sea ni un personaje de ficción. Cuando no sea ni un pensamiento futuro. Cuando no exista la probabilidad de imaginar la coincidencia. Cuando ya no sea sino un atisbo de energía.

El tema es que hay mucha gente olvidada disponible también, y hay que ponerse a la cola. Una buena forma de retrasar la reencarnación de otros es hablando de ellos con otros. Mientras nos acordemos de Hitler, él no va a poder volver. Desde este punto de vista, los tipos más difíciles de regresar al tercer planeta serían los más famosos, por ejemplo: Los Beatles, Cristóbal Colón, William Shakespeare, Jorge Luis Borges, Robert De Niro, Aristóteles… Y el más difícil de todos sería sin lugar a dudas Jesucristo. Ese sí que no volvería más…

Recuerdo a mis muertos queridos, y creo que mis hijos y nietos los conocerán a través de algunas fotos y anécdotas. Pero el tiempo hará su trabajo. Al fin y al cabo, yo no me acuerdo del tatarabuelo de mi tatarabuelo, cuyo nombre desconozco. No creo que nadie lo recuerde, y en esa época no había fotos ni nada. Él ya debe estar disponible para una revancha, y no pasó tanto tiempo.

Yo calculo que al paso que voy, mi existencia terminará absolutamente en menos de mil años. A Alfredo de seguro le tomará un poco más. Lo más difícil será quitarme del Registro Nacional de las Personas, o como se llame. Pero es que la burocracia te jode hasta después de muerto, qué le vamos a hacer.

Read Full Post »

Yo por Dentro

Siguiendo con el reconocimiento intrapersonal, añadiré a la lista de cualidades que hacen de mí un muchacho amargo y aburrido, lo siguiente: Siempre creí que hacerse la rata era cosa de giles.

Cuando realmente no tenía ganas de ir al colegio, yo simplemente se lo decía a mi vieja, y faltaba. Al fin y al cabo, lo malo de ir al colegio no era entrar al mismo, sino tener que levantarme temprano, dejar de dormir y salir a tomar frío en los meses menos felices. Mi mente de niño era lo suficientemente lúcida como para saber que tales desgracias uno no las evita paseando por las veredas del barrio como un vagabundo a las ocho de la mañana. Y la tarea la debería de pedir de todas maneras.


En mi caso, la escuela quedaba (y queda) a seis cuadras de mi casa. Exponerme a que cualquier vecino metido me reconociese como al hijo de mi madre y me llevase de una oreja junto a ella (o le fuese a hacer las veces de alcahuete), bueno, no habría sido mi idea de la aventura.

Read Full Post »

La mudanza

Este blog existe desdde hace meses. Junio del año pasado, para ser exactos. Lo había creado en algún momento de desesperación ante la incapacidad de Blogger a la hora de ofrecer “categorías” o “etiquetas” para los artículos. Luego le encontré la vuelta y seguí fiel a Blogger, que funcionó hasta que Google metió la mano.

¿Quieren saber por qué me fui de Blogger? Porque no anda. Porque demora. Y tal vez me vaya también de WordPress si es que no me deja editar el HTML para que todo se vea en español.

Desearía tener algo mejor para decir, pero bueno, por ahora, es lo que hay. De a poco iré mudando todo el blog hasta aquí.

Gracias por la fidelidad

Read Full Post »

Otros


Si hay algo que detesto de blogger, es que carece, al menos por default, de las tan útiles “Categorías” que otros lugares ofrecen.

Como quiero categorizar mis posts a toda costa, estoy experimentando con un pequeño script que me permitirá dicha cuestion en 5 minutos, o al menos eso me prometen. Hasta ahora, es un adorno del sidebar, nada más. Pero posteo esto para que quienes sientan curiosidad, no se lleven el chasco de creer que no he escrito nada acerca de “Otros”, “Cine, tele y así”, “Del Habla”, etc.

En fin. Muchas gracias por su colaboración. En Damos Pen@ estamos trabajando para brindarle un mejor servicio.

Read Full Post »

Older Posts »